De Bach a Berstein y más allá notas de programa

Jueves, 30 de julio de 2020 , 18:30

Susato: Cuatro danzas renacentistas

Bach: Suite nº 6 en re mayor para violonchelo, BWV 1012

Salonen: De Lachen Verlernt [La risa no aprendida] para violín

Bernstein/Gale: Suite de West Side Story para quinteto de metales

Algunas piezas de este concierto se presentarán durante la actuación y no con notas al programa.

Johann Sebastian Bach (1685-1750)

Suite nº 6 en re mayor para violonchelo, BWV 1012 (1717-23)

Durante sus años en la corte del príncipe Leopoldo en Köthen (1717-1723), Bach pudo concentrarse en la composición de música profana (el príncipe era calvinista y utilizaba poca música en su capilla). Los Conciertos de Brandemburgo y el primer volumen del Clave bien temperado fueron escritos durante esta época, al igual que sus seis Suites para violonchelo. Estas extraordinarias piezas, que consiguen crear todo un universo musical a través de un único instrumento (normalmente monofónico), fueron ignoradas durante 200 años, consideradas como curiosidades o estudios técnicos, hasta que Pablo Casals las dio a conocer al gran público a principios del siglo XX. Posteriormente, se convirtieron en elementos básicos del repertorio para violonchelo y se consideran obras maestras de la literatura.

La sexta y última suite es un logro impresionante. Los manuscritos autógrafos originales de las seis suites se han perdido, pero una copia temprana de la sexta en el cuaderno de Anna Magdalena Bach indica que la pieza debe tocarse à cinq cordes, con una quinta cuerda "extra" afinada en el mi por encima de la cuerda de la tradicionalmente más alta. De hecho, el violonchelo tiene un rango significativamente más alto en esta suite que en las demás: el sol alto que se escucha en el Preludio está una octava por encima de la nota más alta de cualquiera de las suites anteriores. Sin embargo, la pieza en la interpretación moderna se adapta generalmente al violonchelo tradicional de cuatro cuerdas, lo que hace necesario algunos complicados cambios de posición del pulgar.

La música del movimiento de apertura, el Preludio, consta de 104 compases de pura luz y brillo. En el compás de 12/8, los ritmos superficiales son constantes en corcheas, sin interrupción ni desviación, hasta los 78 compases, cuando Bach empieza a introducir algunos ritmos más rápidos en la mezcla. Escuche la repetición de rees en los dos primeros compases: todas las primeras 24 notas, excepto 6, son rees por debajo de do medio, pero al cambiar las cuerdas en estas notas, Bach crea un interés tímbrico y un fuerte sentido de la métrica. Este tipo de repetición de notas se convierte en un motivo en el movimiento y ayuda a Bach a establecer un fondo armónico radiante en un movimiento que casi no tiene dobles paradas. El sol agudo se alcanza en el compás 73 -una especie de clímax- y el descenso extensamente alargado desde ese pico, que incluye las variaciones rítmicas, es un golpe maestro dramático.

El cuarto movimiento, Sarabande, transmite una enorme impresión emocional en sus breves 32 compases. A diferencia del Preludio, en la Sarabande abundan las paradas dobles, triples e incluso cuádruples, creando una rica paleta armónica. La lenta danza triple parece transmitir anhelo y nostalgia a partes iguales.

La suite termina con una elaborada y virtuosa giga. Bach convierte este movimiento en una estridente danza folclórica, con disonancias punzantes y repeticiones de notas percusivas e insistentes.

 

Leonard Bernstein (1918-1990)

Suite de West Side Story (1957)
Arreglada por Jack Gale

Cuando Bernstein concibió originalmente su icónica actualización de Romeo y Julieta con el coreógrafo Jerome Robbins, trazaron el drama de East Side Story sobre una chica judía y un chico católico irlandés. Seis años después, decidieron actualizar el plan del musical, trasladando la acción al otro lado de la ciudad y cambiando los orígenes de los personajes principales a puertorriqueños y polacos. El cambio de enfoque proporcionó una rica inspiración creativa a Bernstein, que escribió: "De repente, todo cobra vida. Oigo ritmos y pulsos y, sobre todo, puedo sentir la forma". Incluso el desconocido letrista, llamado Stephen Sondheim, que se unió al proyecto parecía funcionar bien. Se mantuvo el marco de Shakespeare: los amantes condenados, Tony y María, pertenecen a bandas rivales -los Jets y los Sharks- y las muertes accidentales, la desinformación y la desconfianza básica conducen a la tragedia. Las memorables melodías, la impresionante coreografía y la conmovedora representación de la historia hicieron de West Side Story un triunfo instantáneo. Cinco años después de su estreno en Broadway, la obra recorrió todo el país y fue adaptada en la popular película de 1961. A finales de este año se estrenará una nueva adaptación del espectáculo al cine por parte de Steven Spielberg.

Sid Ramin, junto con Irwin Kostal, ayudó a Bernstein a orquestar tanto la partitura original como los arreglos orquestales posteriores. El Prólogo aparece en la mayoría de los arreglos orquestales, incluido el de metales de Jack Gale, que escuchamos esta noche. Ramin escribió sobre la génesis del precursor del Prólogo:

Lenny sabía que sin duda debía comenzar con el famoso tritono característico en el que se basa gran parte de la música del espectáculo, y pasar directamente al Prólogo (¡incluyendo chasquidos de dedos en la orquesta!).

El intervalo del tritono es simbólico en la música, representando tanto la tensión y la violencia entre las dos bandas, como el anhelo que tiene Tony en la famosa melodía de "María". Gale conserva aquí tanto la figura del tritono como los chasquidos de dedos de los músicos.

Desde el "Prólogo", el arreglo de Gale recorre los números más memorables del musical en orden cronológico. Rebosante de entusiasmo, "Something's Coming" expresa la premonición de Tony sobre acontecimientos importantes. (La famosa declaración de Tony en el balcón de "Maria" es seguida por el dúo de los dos amantes en "Tonight". Los amigos de Shark de Maria tienen el último enfrentamiento de canciones en "America", discutiendo los méritos de Puerto Rico (principalmente trombón y trompa) y Manhattan (principalmente trompetas). "One Hand, One Heart" es otro dúo de amor, expresado conmovedoramente en el registro meloso y bajo del conjunto, y "I Feel Pretty" de María proporciona ligereza en un momento de creciente tensión entre las bandas del espectáculo. La ensoñadora "Somewhere" es la ensoñación de Tony y Maria imaginando una vida pacífica juntos, una repetición desgarradora que pone fin a la adaptación shakesperiana de Bernstein.

-Notas del programa de Jon Kochavi