Notas de programa de French Impressions

Viernes, 14 de agosto de 2020 , 18:30

Debussy: Syrinx para flauta

Debussy: Cuarteto de cuerda en sol menor, Op. 10

Claude Debussy (1862-1918)

Syrinx para flauta (1913)

Syrinx se titulaba originalmente La Flûte de Pan, compuesta por Debussy para servir de complemento musical a la obra de teatro de Gabriel Mourey de 1913, Psyché. El tema de la obra es el dios griego Pan y las ninfas de Arcadia, entre ellas Syrinx. En la mitología de Pan, Syrinx se convierte en juncos para escapar de las persecuciones amorosas de Pan. Cuando Pan escucha los tonos de los juncos producidos por el viento que sopla, queda tan prendado que convierte los juncos en su flauta de Pan, que se convierte en su tarjeta de visita.

Esta música incidental para la obra fue concebida para ser interpretada por el propio Pan, fuera del escenario, mientras las ninfas escuchaban, embargadas de alegría por el sonido de la flauta. Dos semanas antes del estreno de la obra, Debussy aún no había dado con una nota, como escribió a Mourey:

Hasta ahora, no he encontrado lo que se necesita... ¡porque una flauta que canta en el horizonte debe contener rápidamente su emoción! Es decir, no tenemos tiempo para múltiples reinicios, y además: cualquier artificio se vuelve tosco, el diseño de la melodía no puede contar con ninguna interrupción de color. Por favor, dígame, con mucha precisión, después de qué líneas comienza la música. Después de varios intentos creo que hay que ceñirse a la flauta de Pan sola sin otro acompañamiento. Esto es más difícil, pero más en la naturaleza de las cosas.

Todo se decidió en el último momento. Una semana antes del estreno, Debussy seguía trabajando en la pieza y Mourey aún no había encontrado un intérprete. El flautista francés Louis Fleury acabó aprendiendo rápidamente la nueva pieza, ganándose la dedicación del compositor. Fleury se aficionó inmediatamente a la música y acabaría tocándola (y guardando celosamente la partitura inédita) con frecuencia en los escenarios de recitales durante el resto de su carrera.

El material tonal de Syrinx está estructurado en torno a una línea melódica descendente que abre la pieza: una progresión sinuosa que serpentea cromáticamente desde un si bemol hasta un re bemol. Esta figura de un solo compás vuelve continuamente a lo largo de la pieza, a veces repetida con precisión, otras veces desplazada hacia abajo una octava, y otras veces en formas alteradas y variadas. El efecto establece el si bemol como una especie de tono central para la sección de apertura. La sección intermedia se vuelve más aventurera (y ambigua) desde el punto de vista tonal, destacando un centro en mi bemol. El efecto es desorientador, y nos sorprendemos cuando una serie de trinos aterriza en una nota que resulta ser un familiar Si bemol, iniciando un retorno a la melodía descendente de la apertura. La pieza termina con una sorpresa satisfactoria: el descenso cromático y retorcido del motivo principal se amplía y endereza, proyectando un movimiento deliberado desde si natural hasta re bemol, todo en tonos enteros.

 

Claude Debussy (1862-1918)

Cuarteto de cuerda en sol menor, Op. 10 (1892-3)

El primer cuarteto de cuerda de Debussy fue estrenado por la Société Nationale de Musique de César Franck, dedicada a la interpretación de música de cámara francesa. La pieza muestra la influencia de Franck, especialmente en lo que respecta a su uso de la forma cíclica, un principio que unifica los movimientos mediante la reaparición continua de temas transformados y desarrollados a lo largo de la pieza. Lo más destacable de este cuarteto es la increíble gama de colores que Debussy es capaz de conseguir con sólo cuatro instrumentos de cuerda. La pieza muestra un control magistral sobre las pinceladas instrumentales que nunca parece forzado o artificial. También es excepcional el ingenio de Debussy en el desarrollo melódico, ya que se basa en motivos cortos y patrones rítmicos variados y combinados de forma creativa para generar una mezcla vertiginosa de armonías y texturas inusuales.

El breve tema de apertura del primer movimiento es el germen de la estructura cíclica de la obra. Comenzando con dos acordes acentuados, los instrumentos proyectan juntos el ritmo fuerte y directo del tema, haciéndolo fácil de reconocer a medida que se transforma dentro del movimiento y de la pieza. El rápido giro en tresillo del tema, con su inflexión en La bemol frigio, es otro elemento al que Debussy volverá una y otra vez en el cuarteto. Al mantener este contorno rítmico y el gesto del tresillo, Debussy conecta musicalmente la apertura con el segundo tema del movimiento, que es más tenue. Los dos temas se desarrollan y combinan de forma inventiva, lo que lleva a un final brillante.

El segundo movimiento, en forma ABA, desempeña el papel del Scherzo en el cuarteto. La viola entra con un rápido patrón de ostinato que se deriva del tema germinal del primer movimiento, mientras que los demás instrumentos ejecutan una animada danza en pizzicato con un ritmo contagioso. En la contrastante sección B, una versión prolongada del tema del primer movimiento en el primer violín, se sumerge por encima de las ondulantes partes de cuerdas inferiores y finalmente se combina con el patrón de ostinato. En la repetición de A se producen modificaciones creativas, incluyendo una refundición de la melodía en el inusual compás de 15/8.

El tercer movimiento, en re bemol mayor, se abre con una canción de cuna con cuerdas apagadas. Una conmovedora melodía de viola conduce a otro tema que incorpora el gesto del tresillo, aumentando lentamente su intensidad antes de que la apertura regrese como una breve repetición.

Tras una introducción tranquila y sinuosa, el último movimiento arranca con un tema de impulso que comienza en el violonchelo y al que se une el resto del conjunto. El tema germinal del primer movimiento se retoma en serio en este movimiento con sus valores rítmicos aumentados. Estos dos temas se combinan de forma dramática, y la pieza termina con una floritura en el primer violín.

-Notas del programa de Jon Kochavi