Una velada con Richard Strauss

Viernes, 2 de agosto de 2019 , 18:30

R. Strauss: Concierto nº 1 en mi bemol mayor para trompa y orquesta, Op. 11

R. Strauss: Suite de Le Bourgeois Gentilhomme, Op. 60

Richard Strauss (1864-1949)

Concierto nº 1 en mi bemol mayor para trompa y orquesta, Op. 11

Compuesto: 1882-83
Instrumentación: Trompa solista, 2 flautas, 2 oboes, 2 clarinetes, 2 fagotes, 2 trompas, 2 trompetas, timbales y cuerdas

Stravinsky, Prokofiev y Ravel, que figuran en el programa del martes de la Orquesta de Cámara del Festival, son bien conocidos por sus vetas neoclásicas, pero Richard Strauss -conocido sobre todo por sus exuberantes poemas tonales- también tuvo sus momentos de neoclasicismo. Strauss se empapó de la música de los maestros vieneses desde muy joven. Su padre le guió atentamente durante el transcurso de su formación musical hasta el final de su adolescencia, orientándole hacia Mozart y Haydn más que hacia Wagner, a quien el mayor de los Strauss detestaba. El primer concierto para trompa es un ejemplo de su educación musical.

La educación de Strauss sería la envidia de cualquier estudiante universitario actual: creció en un hogar rodeado de música y cerveza. Su padre, Franz, era el trompa principal de la Ópera de Múnich y había sido apodado "el Joachim de la trompa" por su inigualable talento. La madre de Strauss formaba parte de la famosa familia de cerveceros muniqueses Pschorr, que aún hoy produce su famoso weisse bávaro. Tanto artística como económicamente, Strauss tuvo la suerte de contar con el apoyo de su familia, lo que le permitió empezar a componer a una edad temprana. Inspirado sin duda por su padre, varias de estas primeras obras incluían la trompa. Tras un breve y poco entusiasta paso por la Universidad de Múnich en 1882, Strauss decidió aventurarse por su cuenta, recorriendo las capitales musicales europeas con el beneplácito de su padre, además de una larga lista de sus contactos profesionales. Una de las piezas que el joven Strauss de 18 años llevó consigo en estos viajes fue su recién terminado concierto para trompa. Originalmente dedicado a su padre, Strauss cambió la dedicatoria a Oscar Franz, probablemente por consejo de su padre, que estaba decidido a que su hijo estableciera su propia identidad musical. Aunque tardó un par de años, Strauss consiguió que su concierto fuera interpretado por el famoso director Hans von Bülow, con Gustav Leinhos como solista, a principios de 1885. La obra está considerada como una de las primeras composiciones importantes de Strauss. Demostrando un conocimiento convincente de las conocidas obras de Mozart en el género, Strauss dota a la obra de una inteligente unidad motívica que presagia sus futuros éxitos.

Después de un acorde de apertura completo en la orquesta, la trompa entra inmediatamente con una fanfarria audaz que proporciona el material temático inicial. El conocimiento de Strauss de la calidad de la cantilena del instrumento de su padre es muy claro en las oleadas líricas del segundo tema. Después de una recapitulación modificada, la orquesta facilita la música con arpegios staccato ascendentes en los vientos y luego en las cuerdas como transición directa al segundo movimiento.

El Andante está escrito en la rara tonalidad de La bemol menor. Un lamento sostenido en la trompa inicia el movimiento y pronto se añade una contramelodía bien equilibrada en el clarinete y luego en el fagot. Tras un segundo subtema lírico, la sección central llega en mi mayor con una textura contrastante. Cuando vuelven los dos temas del principio, su orden se invierte sorprendentemente.

El rondo final (en forma A-B-A-B-A ) sigue sin pausa, pero comienza con una pequeña introducción que de nuevo utiliza los arpegios ascendentes como método de transición. Enunciado por primera vez por la trompa, el exuberante tema del rondó está estrechamente relacionado con la fanfarria inicial del primer movimiento, conexión que se hace explícita en la primera repetición del tema del rondó. Los episodios también incluyen sutiles referencias al segundo tema del primer movimiento y al tema de apertura del segundo. La obra finaliza con una enérgica coda en la que el trompa se entrega a un despliegue virtuoso para un final emocionante.

 

Richard Strauss (1864-1949)

Suite de Le Bourgeois Gentilhomme, Op. 60

Compuesto: 1911-17
Instrumentación: 2 flautas (ambas doblando al piccolo), 2 oboes (el segundo doblando al corno inglés), 2 clarinetes, 2 fagotes más contrafagot, 2 trompas, trompeta, trombón bajo, timbales, 4 percusiones (caja, pandereta, triángulo, bombo, platillos, glockenspiel), arpa, piano y cuerdas

Después de escuchar el concierto para trompa, quizá no resulte sorprendente que Strauss se tomara a pecho la reverencia de su padre por Mozart, una profunda admiración que duró toda su vida. A los 13 años, Strauss escribió efusivamente sobre Mozart, asombrado por una obra "tan seria y a la vez tan hermosa y fresca", y a los 80 años, reflexionando sobre su vida, inscribió en una partitura una dedicatoria: "Al divino Mozart al final de una vida llena de agradecimiento".

La música incidental que compuso para la nueva producción de Hugo von Hofmannsthal de la sátira de Molière de 1670, Le Bourgeois Gentilhomme, es un excelente ejemplo de la visión de Strauss del neoclasicismo. La producción originaldel siglo XVII incluía numerosos interludios de danza compuestos por el maestro barroco francés Lully, y la elección estilística de Strauss estuvo aquí determinada por los orígenes de la obra. Strauss y Hofmannsthal ya habían mantenido una fructífera relación de trabajo antes de este proyecto. En 1908, Strauss terminó de trabajar en su impactante ópera Elektra adaptando la obra de Hofmannsthal para el libreto. Al año siguiente, ambos trabajaron juntos para producir Der Rosenkavalier, la quinta ópera de Strauss, de tono más ligero con una partitura que evoca la Viena de los siglosXVIII yXIX (evocando la ópera buffa mozartiana y los valses de Johann Strauss hijo).

Su visión de Le Bourgeois Gentilhomme era grandiosa y ambiciosa. Hofmannsthal adaptaría el original de Molière para su puesta en escena con la partitura neoclásica de Strauss (o quizás más exactamente, neobarroca) como telón de fondo musical. La obra sigue al personaje del título, Monsieur Jourdain, un bufón de clase media con aspiraciones de nobleza. Las insensatas ambiciones de Jourdain lo convierten en un blanco fácil para los mercachifles a medida que avanza la obra. Hofmannsthal hace hincapié en una compañía de comedia del arte para satirizar aún más la división entre la clase baja y la clase alta. En su concepción original, la producción de la obra iría seguida de una ópera para la que Jourdain dictaría los parámetros absurdos, creando una especie de ópera dentro de una estructura de ópera/obra de teatro. La obra se estrenó de esta forma en 1912, pero el público consideró poco atractiva la división entre obra de teatro y ópera, y los costes de producción con un grupo de actores profesionales y una compañía de ópera eran prohibitivos. Strauss y Hofmannsthal decidieron rehacer el material en dos producciones separadas: la obra de teatro con música incidental ampliada y un final que se ceñía más al original de Molière, y una ópera completamente separada con un nuevo marco de apertura para explicar por qué una compañía de commedia dell' arte aparecía de repente con la diosa mitológica Ariadna en una isla por lo demás desierta. La ópera, ahora conocida como Ariadne auf Naxos, es una parodia mordaz con una partitura que Strauss también impregnó de referencias neoclásicas.

La obra revisada ofrecía más oportunidades para la danza y la pantomima, y la partitura de Strauss lo refleja. La suite contiene la mayor parte de la música incidental de esta versión revisada de Le Bourgeois Gentilhomme, estrenada en esta forma en 1918.

La suite está dividida en nueve episodios. La obertura, animada y encantadora, aunque a veces desviada, capta notablemente los aires y los gestos de Monsieur Jourdain, que no suenan del todo bien. La siguiente serie de movimientos representa a Jourdain en sus clases de baile y esgrima, así como sus transformaciones de vestuario, todo ello en un intento de elevar su estatus percibido. Los movimientos Menuet, Courante y Entrada de Cléonte adaptan la música escrita por Lully para la representación original de la obraen el siglo XVII. Lucille, la hija de Jourdain, y Cléonte están enamoradas, pero Jourdain se niega a concederles el permiso para casarse, esperando que Lucille se case con la aristocracia. El intermezzo prepara el segundo acto, en el que las distintas partes intentan manipular a Jourdain para sus fines individuales. La música culmina con el movimiento final, que acompaña el fastuoso banquete que Jourdain ha organizado para impresionar a sus invitados aristocráticos. Strauss se divierte con este banquete, aludiendo musicalmente al mouton con un balido de oveja (de su partitura del Quijote ), al salmón del Rin con fragmentos de Das Rheingold de Wagner, y a los tordos y las alondras con el canto de los pájaros de su Der Rosenkavalier.

 

Notas de programa escrito por Jon Kochavi